El grupo de Biblia, es decir  las personas que tratamos de “meternos” más en la biblia y ante el estudio de ella, queremos plasmar aquí  con palabras bien sencillas,  algo que nos ha llevado a discernir y preguntarnos con vosotros.

Siempre llegamos a la misma conclusión,  cuando a algo queremos darle  más sentido, bien sea ante una situación,  una actitud, un hecho, es la  falta  de tiempo, el estrés, el no vivir ese momento, es decir “el no estar en lo que se está”, lo que  nos entorpece llevarlo a buen término.

Eso mismo nos conlleva a qué la relación  con nuestro Padre – Dios, sea rápida, rutinaria, sin sacar ese “jugo” que nos  acerque a Él y fortalezca..

No es que busquemos nada grande, sino simplemente  esos pequeños signos pero significativos que durante el día a día se nos dan continuamente en nosotros  y con los demás.

Signos de fe, de amor, de esperanza, signos  pequeños, pero que  compartidos  con otros puedes ser  bien grandes.

Algunos los vemos en las Eucaristías, tanto en los sacerdotes como en el pueblo. ¿Saboreamos la grandeza de ese Misterio, sintiéndolo, viviéndolo? ¿Cuántas celebramos por el cumplimiento? Observar  esta palabra  CUMPLO  Y MIENTO. ¿Cuántas por costumbre o tradición? ¿Nos sentimos hermanos de las personas que tenemos al lado, delante o atrás? ¿Qué  les deseamos cuándo les damos la paz? Tenemos el mismo Padre,  entonces: somos hermanos. Con un hermano vives sus alegrías y tristezas, sus momentos buenos  y otros menos., le deseas lo mejor. ¿Pensamos al recitar la oración universal  del Padrenuestro  lo que decimos? No decimos:  PADRE MÍO, sino PADRE NUESTRO y en ese momento habrá en el mundo miles  de seres rezando la misma oración, hablándole al Padre  de la misma manera.

Si tenemos momentos  de  silencio, si controlamos  el ajetreo de la vida, y no es él el que nos desborda, la superficialidad, el desinterés,  podremos: silenciar, parar, meditar, interiorizar y ver nuestra situación ante Él y los hermanos.

Somos su iglesia, somos cristianos, los seguidores  de Cristo. En la oración y en el silencio podemos oírle decir si nuestro estilo de vida  es verdaderamente  el que nos aconseja. Hemos de ser servidores como El, colaboradores, dispuestos a la escucha, que no es fácil, repartidores de  paz.

Parece que  todo esto es ir “contracorriente”, “no es la moda”, pero también Dios hecho hombre: Jesús,  su forma  de vida  tampoco era “lo que se llevaba entonces” daba amor, esperanza, generosidad, libertad, justicia y sobre todo estaba cerca de los que más le necesitaban. Creando, viviendo una iglesia solidaria.  Un reino por el que hasta dio su vida.

A los cristianos la mejor noticia que se nos ha dado es que  somos hijos queridos del Dios-Padre. Somos unos privilegiados . Tú que nos estás leyendo ¿lo crees?. Piénsalo y contéstatelo . Esperamos y deseamos  que puedas  disfrutas de esa fe y la celebres con los que convives.

©2005 sanandresapostol.com        Parroquia de San Andrés Apóstol de Zaragoza       Comunidad de Comunidades