oración

Oración del Grupo de Acogida
18 OCT 2013
Grupo Acogida
«ACOGER ES AMOR»
Convivencia del Grupo de Acogida de la Comunidad de Nuestra Señora de la Esperanza. Acércate y experimenta en la oración, de cómo es el própio Jesús quien te acoge y te va a acompañar.

ESTE ACOGE A LOS PECADORES Y COME CON ELLOS.

"Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este acoge a los pecadores y come con ellos. Entonces les dijo esta parábola:
¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa convoca a los amigos y vecinos, y les dice: "Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido". Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión.

Dice el Papa Francisco:

"... nuestro mundo, en el corazón y en la mente de Dios, es "casa de armonía y de paz" y un lugar en el que todos pueden encontrar su puesto y sentirse "en casa", porque "es bueno".

Quiero servirte en los demás, Señor.
Quiero entregar mi vida
y lo mejor de mi,
para el servicio a los que me rodean,
viviendo la acogida
en la comunidad de la Esperanza.

Muéstrame los caminos
de la acogida gratuita.
Llévame por la huella de la compasión.
Condúceme al horizonte del amor eficaz.
Dame tu mano, Señor,
y guíame hacia donde me necesiten.

Te ofrezco mi tiempo,
mi esfuerzo, mis ganas de dar y de darme.
Quiero seguir tu ejemplo,
ser capaz de dar todo por los otros.

Quiero vivir con alegría
la fiesta del dar, acoger y recibir,
como tantos otros que viviendo así
llenaron el mundo de tu amor infinito.

Prepara mis manos,
mi corazón y mi mente,
para estar atento a los otros.
Para tener una mirada que sepa descubrir
tu rostro vivo en los demás.
Para vivir abierto a tu llamada
en los que están buscándote sin saberlo.
Para encontrar tu presencia
en los que caminan ciegos por la vida.

Sé que te alegra
la generosidad con el otro,
la mano tendida para ayudar,
la palabra pronta para orientar,
la ofrenda de la vida
para ayudar a otros a encontrarse contigo.

Señor,
Tú eres Padre y Madre,
aconséjame y camina conmigo.
Tú que eres el Hijo,
maestro y compañero,
enséñame a vivr tu opciones.
Tú que eres Espíritude Vida Nueva,
aliéntame, empújame, sostenme,
fecunda mi acogida a los demás.

Dios Bueno,
que quieres el bien para todos.
Ayúdame a servirte en los demás,
para vivir honrando tu Nombre
y construyendo tu Reino
siendo acogedor con quienes a ti se acercan.
Amén.

DECÁLOGO PARA UNA BUENA ACOGIDA

  • 1. Cada persona que viene a mi encuentro es un don que tengo que acoger y valorar.

  • 2. Pondré mis cinco sentidos en acoger, porque en estos momentos esta persona es lo más importante del mundo para mí.

  • 3. Sonreiré siempre, pues la sonrisa enriquece a todos y es un canto de alegría.

  • 4. No tendré prisa en escuchar y dedicaré todo el tiempo que se me necesite.

  • 5. No preguntaré más que lo necesario y estaré siempre dispuesto al diálogo.

  • 6. Procuraré que en mi interior se dé la acogida del corazón con todas las consecuencias.

  • 7. Trataré de acoger especialmente a los más pobres y necesitados de cariño, aunque me cueste mucho.

  • 8. No juzgaré por las apariencias, pues tengo el peligro de equivocarme siempre.

  • 9. No diré jamás una palabra hiriente, pues nunca soluciona nada.

  • 10. Dejaré en mi conversación una puerta abierta siempre a la esperanza.
PALABRAS VARIAS PARA REFLEXIONAR SOBRE EL PAPEL DE LA ACOGIDA EN LA COMUNIDAD COMO DINAMISMO EVANGELIZADOR Y MISIONERO.

"Acoger con amor: ... la comunidad cristiana ha de acoger a los hombres con amor y misericordia como lo hace Dios. La Iglesia, mirando el corazon y las entrañas de Dios, contemplando cómo Jesús ama y acoge, ha de comportarse como Iglesia samaritana, Iglesia habitable y humanizadora, Iglesia con rostro paterno y materno, Iglesia que evangeliza desde el amor, que comunica la Buena Noticia del Evangelio y transmite esperanza, salvando y liberando".

"Talante acogedor: Este talante debe manifestarse a través de la disponibilidad, hospitalidad, amor servicial y gratuidad: "La obra de la evangelización supone, en el evangelizador, un amor fraternal siempre creciente hacia aquellos a los que evangeliza" (E.N. 79).

"Acoger con una sonrisa, sabiendo dar explicaciones con respeto y calma, incluso cuando sea preciso rectificar informaciones equivocadas. Hay que tener en cuenta que muchos de los que se acercan a nosotros llegan a un ambiente al que están poco habituados, y ante el que sienten cierta timidez y falta de familiaridad".

"Acoger desde el diálogo y respeto: Tener una actitud de escucha, en especial, para con aquellos que se sienten no escuchados, sabiendo que es necesario mantener un "respeto a la situación religiosa y espiritual de la persona que se evangeliza. Respeto a su conciencia y a sus convicciones, que no hay que atropellar (E.N.79)

"Acoger desde el dialogo constructivo , respetando la diversidad de los carismas y movimientos hacia fuera. desde el diálogo hemos de buscar la verdad: "de todo evangelizador se espera que posea el culto a la verdad, puesto que la verdad que él profundiza y comunica no es otra que la verdad revelada y, por tanto, más que ninguna otra, forma parte de la verdad por el deseo de agradar a los demás, de causar asombro, ni por originalidad o deseo de aparentar. No rechaza nunca la verdad. No oscurece la verdad revelada, por comodidad, por miedo" (E:N: 78,2), sino que siempre, a tiempo y a destiempo, la proclama, propone y anuncia con humildad y sencillez"

"Acoger con humildad y educación: Actuar desde la pobreza compartida, como hermanos vulnerables que conocen y son conocidos, cuidan y son cuidados, que necesitan de las personas tanto como las personas necesitan de ellos. Dispuestos a confesar nuestra fragilidad y a pedir perdón, si fuera preciso, a aquellos quienes no sabemos como acoger y orientar"

"Acoger para despertar el bien. Saber reconocer y despertar el bien profundo que hay en el corazón de la gente y el ansia y la necesidad de Dios que, conscientemente, hay en muchos. El amor estimula lo mejor que hay en el individuo".

"Acoges en el otro a Jesús. Mirar a quien acoges con ojos caritativos, pacientes, misericordiosos, amistosos y cordiales: "Animad a los apocados,sostened a los débiles, sed pacientes con todos. Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal, esmeraros en hacer el bien unos con otros y a todos" (1 Tes. 5,1 3-15)

©2005 sanandresapostol.com        Parroquia de San Andrés Apóstol de Zaragoza       Comunidad de Comunidades