ORACIÓN

Estamos aquí Señor, en familia
en torno a ti que nos has convocado,
comosiempre, a vivir en ti.
Si tú no eres presencia
todo se quedará en nada
todo seria como detener
el agua entre las manos.
Danos la fuerza del Espíritu,
el gozo de la amistad,
la alegría desbordante de sabernos
hermanos, hijos de un mismo Padre,
familia de Dios.
Si tu no vienes y acudes enseguida,
todo quedará en palabras:
en proyectos, en ideas sin vida.
Cuando tú vienes,
cuando contamos contigo,
hasta las horas difíciles
se convierten en gozosa espera
de que lo que sembramos con
lágrimas, lo cosechamos entre
cantares.
Junto a María, ayúdanos a ser
perseverantes, a vivir el optimismo
de la esperanza, la desbordante
realidad de que el Señor vive
y hace de nosotros una sola familia,
un solo corazón.

PALABRA DE DIOS

También les propuso otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, ésta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas". Después les dijo esta otra parábola: "El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa".

Ecos, llamadas que nos sugieren estas párabolas, en este comienzo de curso. Compartimos sentimientos...

ORAMOS EN COMUNIDAD

Oh Dios, creador de la comunidad
humana, ya que pides que participemos
juntos de manera consciente y activa,
aumenta en nosotros el espíritu de
colaboración en la actividad compartida.
Haznos considerar nuestro trabajo como
una colaboración al bien de lahumanidad y
una participación en la extensión del Reino,
implicándonos, codo con codo con todo el
que ame la Belleza, el Bien y la Verdad.
Haz que excluyamos de nuestra conducta
todo espíritu de rivalidad, toda envidia y
toda tentativa de suplantar a otros.

 

Enséñanos a respetar la personalidad ajena,
y no querer plasmarla conforme a nuestra
exigencias.
Inspíranos una mentalidad abierta y
magnánima, haznos felices de poder ayudar
a otros, de colaborar por el buen éxito de
ellos, aunque tengamos que permanecer en
la sombra.
Concédenos una comprensión
profunda, una estima recíproca, sincera,
llena de benevolencia cristiana.
Danos la fuerza de ofrecerte todos los
sacrificios que fueron exigidos para salvar
el amor fraterno, todas las renuncias que
cualquier forma de participación trae consigo.

©2005 sanandresapostol.com        Parroquia de San Andrés Apóstol de Zaragoza       Comunidad de Comunidades