Hoja de la Palabra correspondiente domingo 27 febrero.
Domingo VIII de Tiempo Ordinario

ISAÍAS 49, 14-15

Sión decía: «Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado». ¿Es que puede una madre olvidarse de su criatura, no conmoverse por el hijo de sus entrañas? Pues, aunque ella se olvide, yo no te olvidaré.

«Descansa sólo en Dios, alma mia».

I CORINTIOS 4,1 5
Hermanos: Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora, en un administrador, lo que se busca es que sea fiel. Para mi, lo de menos es que me pidáis cuentas vosotros o un tribunal humano; ni siquiera yo me pido cuentas. La conciencia, es verdad, no me remuerde; pero tampoco por eso quedo absuelto: mi juez es el Señor. Así, pues, no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá la alabanza de Dios.

MATEO 6, 24-34
¡Vivamos felices y tranquilos! ¡Dios nos cuida!
 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos».
 

Cuando dejamos los agobios, descubrimos
cómo has ido haciendo presente en nuestra vida,
cómo has velado de cada uno de nosotros.
Por eso necesitamos darte, gracias,
porque, nuestro corazón se ensancha
ante el amor y la sabiduría con que nos desbordas.
Ayúdanos a buscar lo esencial,
tu reinado en nuestras vidas y en el mundo,
para así proclamarte, reconocerte y
anunciar al mundo que tú eres el Santo,
el enviado de Dios....


Cuando participamos en la Eucaristía, nos unimos al misterio de amor del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y a su proyecto salvador para todas las personas.
Si de verdad hemos encontrado aquí a Cristo, debemos proclamar con nuestra vida su amor misericordioso y su presencia. Que su ejemplo, junto con el de María, los santos y tantos misioneros y misioneras anónimos que han extendido por el mundo este amor, nos impulsen en nuestro compromiso misionero.

Señor, líbranos de nuestro politeísmo.
Confesamos nuestro amor a Ti
pero en más de una ocasión adoramos a otros dioses:
el prestigio, el creernos mejores que los demás
y otras actitudes que nos separan de Ti
de los hermanos.
Señor, el afán de dominio
es un dios que exige sacrificios continuamente.
Ayúdanos a vivir la amistad sincera
 y la colaboración sin rivalidad.
La crisis nos hace sentir inseguros.
 Nuestro futuro se nos presenta incierto
sufrimos viendo a personas queridas sin trabajo.
 Ilumina, Señor, nuestra mente para que encontremos salidas
que ayuden a solucionar esta penosa situación.
Danos Señor, el pan de cada día.
Confiamos en Ti y en tu Palabra.

©2005 sanandresapostol.com        Parroquia de San Andrés Apóstol de Zaragoza       Comunidad de Comunidades