Cuaresma 2007 "Podar"

No nos dejes caer en la tentación

MARCOS 1, 12-15

En aquel tiempo el Espíritu empujó a Jesús al desierto.


Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas y los ángeles le servían.


Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía:
—Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed la Buena Noticia

Hoy te pedimosque acompañes nuestro caminar para que no caigamos en:

la tentacion de sentirnos superiores a nadie, c
Podar

Brotar
la tentacion de querer tener de todo c
la tentacion de saber de todo, de estar a la "última" c
la tentacion de acumular, de tener "por si acaso", c
de que nos sobren cosas, c
la tentacion de defender nuestro prestigio con uñas y dientes, c
la tentacion de vivir únicamente centrados en nuestro propio ombligo c
la tentacion de de sestear la vida en vez de vivirla con intensidad e ilusión, c
la tentacion de dejarnos buscar c
esperar a que salgan a nuestro encuentro c
la tentacion de dejar el mundo como está c
sin comprometernos a su transformación c
Cuidar

la tentación de no pedir favores, para no sentirnos necesitados de los demás,

c
la tentación de no reutilizar lo propio y ajeno, para ser más austeros, c
la tentación de las conversaciones triviales, de los ocios basura c
la tentación de no interesarnos por los otros con empatía y ternura c
la tentación de preocuparnos demasiado por las cosas, en vez de ocuparnos, c
Confiar
la tentación de vivir una vida rutinaria y mediocre, en vez de vivirla a tu manera c
la tentación de no crecer, no madurar, no cambiar, no evolucionar, c
la tentación de querer ser como todo el mundo, intentando agradar a todos, c
la tentación de la superficialidad, de la trivialización, de la falta de espiritualidad c
Dar fruto
la tentación del poder, del querer manipular, de controlar la vida de otros, c
la tentación de no vivir la Vida en abundancia que tú nos ofreces, c
la tentación del estrés, las prisas , sin contemplar, sin rezar, sin descansar en tí, c
la tentación de ser más Martas que Marías, más acción que contemplación, c
la tentación de vivir sin ti, de olvidarte, de no incluirte en nuestro día. . . c
 

Señor, vivimos como tú, tentados,
pero ayúdanos para que no caigamos en las tentaciones,
o separarnos levantarnos y volver a empezar,
hasta que contigo lleguemos a la total liberación.

RENACE
LA
VIDA

 

©2005 sanandresapostol.com        Parroquia de San Andrés Apóstol de Zaragoza       Comunidad de Comunidades