Círculo del silencio

Acciones solidarias con los problemas sociales

Los Círculos de Silencio son acciones no-violentas en solidaridad con los problemas sociales y apelan a la conciencia de quienes hacen las leyes, de quienes las aplican y de aquellos en cuyo nombre son hechas.
Los Círculos de Silencio comenzaron en Toulouse a finales de 2007 en el seno de una comunidad franciscana. Hoy reúnen en Francia a unas 10.000 personas de distinta procedencia, en más de 180 ciudades una vez al mes. Esta iniciativa se ha extendido por otras ciudades europeas y en España fue impulsada desde hace más de 4 años por la plataforma A Desalambrar. De esta iniciativa participan muy diversas personas, creyentes de distintas religiones, no creyentes, agnósticos o ateos, y todos ellos pueden sentirse cómodos.
Esta acción de reunirse en silencio parte de una reflexión sobre una realidad hiriente que está pidiendo que demos una respuesta solidaria y fraterna a todas aquellas personas que están sufriendo y muriendo. Además, en un mundo plagado de ruido, eslóganes y prisas, la idea de practicar unos minutos de silencio es, sin duda, rompedora, así como un medio de acción al alcance de todos.
Existen muchos hermanos necesitados que esperan ayuda, muchos oprimidos que esperan justicia, muchos desocupados que esperan trabajo, muchos pueblos que esperan respeto: ¿Cómo es posible que en nuestro tiempo haya todavía personas que se mueren de hambre; que están condenados al analfabetismo; quien carece de asistencia médica más elemental; quien no tiene techo donde cobijarse, quien muere por violencia doméstica, quien es desahuciado? ¿Podemos quedarnos al margen ante estas perspectivas? ¿O frente al vilipendio de los derechos humanos fundamentales de tantas personas, especialmente de los niños?
El amor tiene por delante un vasto trabajo al que la Iglesia quiere contribuir también con su doctrina social, que concierne a toda persona y se dirige a todas las personas (Compendio Doctrina Social de la Iglesia 5).
Nos juntamos el cuarto miércoles de cada mes con una temática distinta en la placeta de la calle Gertrudis Gómez de Avellaneda frente a la puerta lateral de Grancasa a las 8 de la tarde. Leemos textos, reflexionamos y estamos en silencio. Estamos a PIEL de calle. Estáis todos invitados ¿os sumáis?